Coastal landscapes from a fragmented country
"Tristes reliquias somos
de un hermoso país
que jamás conocimos".
Juan Gonzalo Rosé, Nata natal
Como si el territorio definiera lo que somos, se nos enseñó a anhelar el ocupar un espacio en la costa peruana. Una ilusión en pos de la representación del progreso, el acceso a oportunidades y una efímera alegría. 
Sin terminar de conocernos hemos aceptado nuestro vínculo con el desierto, pero la presencia del hombre todavía atraviesa el paisaje con detalles que revelan la soledad y tristeza. 
Los que quedan son bienvenidos a amar el polvo y su fragilidad.
Back to Top